Skip to Content

El sueño y la conducción

El sueño y la conducción

En la actualidad, los estilos de vida nos llevan a descansar muy poco y mal. Las preocupaciones diarias, los malos hábitos y, en ciertos casos, los trastornos físicos y psicológicos contribuyen a un mal dormir.
Sin embargo, aún cuando hayas tenido pocas horas de sueño o hayas dormido mal, al día siguiente tenemos que salir al trabajo, tomar el vehículo y conducir.
Algunos de los efectos del sueño en la conducción son:

  • Disminución de la capacidad de reacción y alteraciones motrices.
  • Aparición de microsueños.
  • Aumento de las distracciones.
  • Alteraciones visuales.
  • Alteraciones de la percepción de la velocidad.
  • Alteraciones conductuales.

Podemos hacer algunas modificaciones, tanto en la conducción como en el hogar, para crear una estrategia de seguridad ante este mal.


En la conducción:

  • Mantener la cabina con una temperatura agradable.
  • Procurar ingerir comidas ligeras.
  • Evitar la música demasiado relajante.
  • No tomar bebidas alcohólicas o productos depresores del sistema nervioso.
  • Tener precaución con el efecto rebote del café ya que aparecerá la somnolencia.
  • Mirar los controles de la cabina frecuentemente.
  • Adoptar una postura que no permita la relajación
En el hogar:
  • Si es posible, establecer un horario fijo para acostarse y levantarse.
  • Evitar bebidas con cafeína, seis horas antes de acostarse.
  • Evitar el alcohol o tabaco, dos horas antes de irse a dormir.
  • Ejercitarse al menos 30 minutos durante el transcurso del día, evitar hacerlo después de cenar.
  • Cenar liviano y no acostarse hasta dos horas después de la cena.
  • Controlar el ruido, la luz y la temperatura de la habitación, procurar tener el cuarto bien ventilado y tranquilo.
Recuerda, ¡la seguridad vial es responsabilidad de todos!
 
Fuente: Mundo MAPFRE PUERTO RICO y Fundación MAPFRE
Back to top