Skip to Content

Cigarrillos electrónicos. ¿Conoces los riesgos?

Cigarrillo electrónio o Vapeo El cigarrillo electrónico fue creado en China en el año 2004.

​Los cigarrillos electrónicos, cigarrillos-e o vaporizadores electrónicos son dispositivos para fumar que funcionan con baterías. A menudo se parecen a los cigarrillos, pero funcionan de forma diferente. El uso de un cigarrillo electrónico se conoce como "vapear". El usuario inhala desde la boquilla del dispositivo. Esto causa que el vaporizador caliente el líquido dentro del cartucho. El líquido contiene nicotina, aromas y otros productos químicos, lo que luego se convierte en el vapor que se inhala. Los cigarrillos electrónicos vienen en varios tamaños y a veces tienen cartuchos de nicotina en varios sabores.

Los cigarrillos electrónicos no son regulados

Los cigarrillos electrónicos tienen otros químicos, además de la nicotina, que también se inhalan. Ya que los cigarrillos electrónicos aún no son regulados, no hay manera de saber cuánta nicotina hay en ellos o qué otros químicos contienen. En vista de estos dos hechos, no es claro si los cigarrillos electrónicos son seguros.

No se ha demostrado que los cigarrillos electrónicos son efectivos

No han habido estudios científicos que demuestren que los cigarrillos electrónicos actualmente ayudan a las personas a dejar de fumar. También hay preocupaciones que fumar los cigarrillos electrónicos lleve a jóvenes a fumar cigarrillos regulares.

Algunas personas piensan que los cigarrillos electrónicos son más seguros que los cigarrillos comunes y que pueden ser utilizados para ayudar a la gente a dejar de fumar.  No se sabe mucho sobre los riesgos para la salud de su uso, o si ayudan para dejar de fumar. Sin embargo, lo que sabemos acerca de algunos peligros de los cigarrillos electrónicos es que:

    • Contienen nicotina, que es adictiva.


    • Contienen otras sustancias químicas potencialmente dañinas.


    • Existe una relación entre el uso del cigarrillo electrónico y el consumo de cigarrillos de tabaco en adolescentes.


    • El líquido en los cigarrillos electrónicos puede causar envenenamiento por nicotina si alguien lo bebe, huele o toca.


Como simplemente no sabemos suficiente sobre cigarrillos electrónicos, recomendamos que no los use. Existen otros métodos para dejar de fumar, con o sin nicotina, que se han demostrado ser seguros y efectivos en ayudar a las personas a dejar de fumar. ¡Pero si decide usar un cigarrillo electrónico, recomendamos que sea muy cuidadoso!

Si bien es posible que los cigarrillos electrónicos tengan algún beneficio a nivel personal, su uso puede tener un impacto negativo frente al control del tabaco a nivel poblacional. La disponibilidad de los mismos en la población puede llevar a un aumento en el inicio del consumo en los jóvenes que después pueden empezar a fumar cigarrillos comunes. Esto ya se ha observado en algunos países. Otra consecuencia de la disponibilidad de los cigarrillos electrónicos  es la "normalización" de su consumo luego de años de tratar de lograr desnormalizar el consumo de cigarrillos.

En adición los fabricantes comercializan los cigarrillos electrónicos como una alternativa para dejar de fumar. Sin embargo, hasta la fecha, no hay suficientes estudios que demuestren su efectividad. Es frecuente observar que en lugar de dejar de fumar, los fumadores terminan fumando ambos perpetuando la adicción. Su efectividad puede ser medida de forma individual y es muy personal dado la motivación y deseo que tenga cada persona para dejar de fumar.

Por todo esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda regularlos hasta que haya suficientes estudios que muestren su inocuidad. Recomienda también prohibir la publicidad, promoción y patrocinio de los mismos ya que los fabricantes están utilizando publicidades atractivas para atraer a los niños y jóvenes. Finalmente, recomienda monitorear de cerca el consumo incluyendo preguntas sobre los cigarrillos electrónicos en las encuestas de salud locales como por ejemplo a través del Departamento de Salud.

Existe ayuda disponible para dejar de fumar

La Línea de Cesación ¡Déjalo Ya! del Departamento de Salud 1 (877) 335-2567 ofrece servicios de orientación y consejería gratis por profesionales del comportamiento humano y de la salud, quienes brindan al participante guía y apoyo durante el proceso. La línea ofrece un plan personalizado que incluye técnicas para prevenir recaídas, llamadas de seguimiento por los consejeros, información sobre medicamentos y terapias de reemplazo de nicotina. Las llamadas son libres de costo y confidenciales.

Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (siglas en inglés NIH)/ Programa Cesación de Fumar, Departamento de Salud
Back to top