Skip to Content

El Fumar y el COVID-19

Fumar y el COVID-19

Estudios realizados en China sugieren que el fumar aumenta el riesgo de complicaciones ante el COVID-19.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es probable que los fumadores sean más vulnerables a la COVID-19, ya que el acto de fumar supone arrimar los dedos (y los cigarrillos, que pueden estar contaminados) a los labios, lo que aumenta la posibilidad de transmisión del virus de la mano a la boca. Los fumadores también pueden padecer una enfermedad pulmunar o una capacidad pulmonar reducida, lo que potencia enormemente el riesgo de enfermedad grave.

Ciertos artefactos usados para fumar, como las pipas de agua, suelen conllevar el uso compartido de boquillas y mangueras, lo que puede facilitar la transmisión de la COVID-19 en ambientes comunitarios y sociales. El tabaquismo disminuye la capacidad pulmonar, y por esa razón, si alguien que fuma adquiere el COVID-19, podría tener mayores problemas para enfrentar al virus o enfermedades asociadas.

Las afecciones que incrementan las necesidades de oxígeno o reducen la capacidad corporal de darle un uso adecuado conllevan un mayor riesgo de sufrir afecciones pulmonares graves como la neumonía uno de los efectos más nocivos de la enfermedad del Coronavirus. En estos momentos parte de la reflexión y cuidado ante esta pandemia está el considerar solicitar ayuda para manejar la dependencia al tabaco y sus derivados para reducir el riesgo a enfermedades en general incluyen el COVID-19.

Fuente: Organización Mundial de la Salud
Fuente: Departamento de Salud de Gobierno de Puerto Rico


MAPFRE, cuida de ti.

Back to top