Skip to Content

¿Se puede viajar en avión embarazada?

Viajar embarazada

Ante un embarazo surgen miles de dudas, algunas relativas a actividades frecuentes como los viajes. ¿Puede una mujer embarazada desplazarse en avión?. Si se trata de un embarazo normal, sin complicaciones, la respuesta es sí, pero con restricciones. El hecho de volar en avión no presenta ningún inconveniente para la mujer gestante, no va a causarle ningún daño ni a ella ni al feto. Las limitaciones se imponen en función de los meses de embarazo, para evitar asistir un parto a bordo, ya que el personal no está capacitado para ello.

Siempre que el médico lo autorice, normalmente cualquier embarazada puede viajar en avión hasta la semana 32. Pero algunas aerolíneas permiten algo más, hasta la 36 en el caso de un embarazo único (si es múltiple, a veces, está más limitado).

En ningún caso está permitido desplazarse por esta vía más de allá de esos plazos. Así que, antes de comprar el billete, se recomienda consultar las condiciones de cada compañía aérea. A veces, pasado cierto tiempo, piden una autorización del médico. Por ejemplo, Iberia y Air Europa la exigen después de las 28 semanas de gestación. Este certificado debe indicar la fecha prevista de parto, el “apta para viajar”, la fecha de validez del documento y la firma del médico.

Durante el primer trimestre de la gestación no está contraindicado volar, pero lo más aconsejable es viajar durante el segundo trimestre, cuando las náuseas y el riesgo de aborto involuntario ya han remitido.

Especialmente si la gestación está avanzada, los médicos recomiendan que la embarazada pasee de forma periódica por los pasillos del avión para favorecer la circulación de la sangre, ya que volar incrementa ligeramente el riego de trombosis (coágulos) y varices en las piernas. Por este motivo, y para suavizar la hinchazón de pies, una buena opción es ponerse unas medias de compresión durante todo el vuelo, así como ropa holgada y cómoda. También es importante que la mujer beba agua con frecuencia para mantenerse hidratada y colocarse el cinturón de seguridad por debajo del abdomen.

Y, por supuesto, ante posibles eventualidades hay que comprobar de que el seguro de viaje cubre no solo la cancelación, también cualquier otro imprevisto que pueda surgir en destino, como los gastos médicos, en el caso de necesitar asistencia salud.

Recuerda siempre consultar con tu médico.

Fuente Blog MAPFRE

Back to top